www.elfarodelguadarrama.com

Los aullidos de Lobo Cojo

Los aullidos  de Lobo Cojo
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:13h
Hoy publicamos esta carta que un antiguo político serrano acostumbrado en su momento a sufrir en sus propias carnes las ambiciones de algunos que le rodeaban remite a Lobo Cojo: “Aún sigo creyendo que un abrazo es el delicioso truco que la naturaleza diseñó para interrumpir el habla cuando las palabras se hacen superfluas. Soy el mismo al que vivencias pasadas le impiden confiar en partido político alguno, ni en ideas perfectas en un colectivo cada vez más imperfecto, pues estoy convencido de que sólo los que caminan tienen la probabilidad de caer y el don de levantarse. Y eso es conveniente recordarlo en épocas de ‘tronos’ y ‘entronados’ como la actual, donde abundan los amigos que babean en derredor y los que reptan con dagas de blanco lino para, a la más mínima oportunidad, cargarse a su ‘admirado’ jefe. Tu sabes, amigo Lobo, que en esta ciudad, oprimida por los desmanes de sus propios regidores, la veleta, la hipocresía y la mentira giran igual que el viento en torno a ese ser que ordena y manda (el alcalde de turno), cuya fecha de caducidad se circunscribe al tiempo que ocupe la poltrona, porque el complejo mundo de la política se ha convertido en un conglomerado de indiferencias y envidias que ofrecen, a derecha e izquierda, el lugar idóneo para que el silencio de tu ‘compañero/a’ te condene. Sin embargo, estoy seguro que aún quedan manos dispuestas a apoyar y personas capaces de gritar cuando otras, mucho más interesadas, callan. Permítanme que termine así: Retirado de la paz de estos desiertos / con pocos pero doctos libros juntos / vivo en conversación con los difuntos / y escucho con mis ojos a los muertos”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(3)

+

0 comentarios